Estas aquí
Inicio > Artículos > La Odisea de los Independientes

La Odisea de los Independientes

Nadie puede negar que la preparación para la contienda electoral de 2018 nos ha sorprendido de muchas maneras. Quizás, la más importante hasta ahora es la cantidad de candidatos independientes que se han postulado, ya sea para las diputaciones locales, federales, senadurías e incluso, para la Presidencia de la República; demostrándonos que como sociedad ya estamos hartos de las mentiras de los partidos políticos y del abuso de poder, la corrupción y el tráfico de influencias que arrecia en toda la cúpula política de nuestro querido México.

Sin embargo, la decisión de postularse como un candidato independiente, ha resultado ser una odisea imposible de completar. Para empezar, el Instituto Nacional Electoral, INE, tuvo la gran idea de “modernizar” la captación del apoyo ciudadano a través de una aplicación móvil. Y esto de modernizar, lo señalo entre comillas pues esta aplicación no es una modernización, sino más bien un programa piloto que lanzó el INE apenas hace dos meses.

Entonces, tenemos un montón de candidatos que intentan lidiar día a día con los problemas técnicos que de manera lógica resultan de una plataforma que está en periodo de prueba, y no sólo eso, sino que evidentemente el lanzamiento de esta aplicación no tuvo ninguna difusión. ¿A caso alguno de ustedes ha escuchado hablar de ella? Es más, ni siquiera hay posters o propaganda en las oficinas locales del INE, con eso les digo todo.

Precisamente, es esta falta de difusión oficial la que ha generado desconfianza entre los ciudadanos, pues quién, en esta época de tanta inseguridad, no dudaría en entregar información personal e información electoral de manera electrónica. Así que para empezar, los candidatos tienen que hacerle esta chamba al INE, y explicar, antes de cada presentación, reunión o mitin, cómo funciona la plataforma y de qué manera los ciudadanos van a tener que proporcionar sus datos personales para apoyar al candidato de su preferencia.

Ahora bien, bajo el pretexto de no violar el principio de igualdad en la contienda, el 31 de agosto de este mismo año, el Consejo General del INE publicó unos Lineamientos para verificar el porcentaje de apoyo ciudadano a candidaturas independientes, con lo cual hizo obligatorio el uso de la aplicación móvil para captar los votos necesarios (1% de la lista nominal de electores para la Presidencia y 2% de los electores de la demarcación para Diputados y Senadores, conforme al artículo 371 de la LGIPE).

Esta “app” puede instalarse únicamente en celulares smartphones o tabletas que funcionen con los sistemas operativos iOS 8 y Android 5, y con ella, se podrá recabar la información y datos del ciudadano que pretenda apoyar al candidato independiente. A manera de ejemplo, para una diputación federal en cualquier distrito (del Estado de San Luis Potosí) de la Ciudad de México, se requieren entre (5,000 y 6,000 firmas) entre 6,000 y 7,000 firmas, las cuales deben recabarse en un lapso de 60 días; es decir, se tienen que recabar un promedio de más de 100 firmas diarias.

Con un equipo de 10 auxiliares, el objetivo parecería ser alcanzable, sin embargo, para ello necesitaríamos, de igual manera, diez equipos cuyo valor oscila entre los 8,000 y los 10,000 pesos por persona.

El INE, en un intento por salvaguardar los derechos electorales de la ciudadanía y los derechos políticos de los candidatos, estableció un régimen de excepción al uso de la aplicación móvil, es decir, abrió la posibilidad de utilizar medios tradicionales como el papel, para recabar el apoyo ciudadano. Justamente es este punto el que ha sonado con tanto ahínco en medios y redes, gracias a la candidata independiente a la Presidencia de la República, la indígena nahua, Marichuy. A ella, el INE le autorizó la posibilidad de recabar firmas en papel, pero únicamente en tres estados de la República, atendiendo, supuestamente, a la información estadística de la CONAPO sobre la imposibilidad de uso de medios electrónicos en esas áreas geográficas.

Sin embargo, la igualdad en la contienda no se garantiza con estas medidas, pues si bien este régimen de excepción existe para aquellas poblaciones en las que hay un impedimento material o tecnológico para recabar el apoyo a través de la app, también es cierto que pueden existir impedimentos fácticos y reales, que van desde la negativa del propio ciudadano a utilizar la plataforma y preferir otorgar su apoyo en papel, hasta temas económicos como la adquisición de los equipos móviles.

Lo anterior, aunado a que existen restricciones de la propia plataforma que impiden su uso amigable, y es que con la intención de “facilitar el manejo de datos”, la aplicación funciona con la validación de identidad con terceros, pero únicamente Facebook o Gmail. Y por absurdo que pueda parecerle al INE, hay muchísimos ciudadanos que no cuentan con Facebook o Gmail.

Esto es un relato anticipado de lo que estará en boca de todos el 10 de diciembre, día en que vence el primer plazo para entrega de firmas por parte de los candidatos independientes para Diputados. El punto de todo esto, es encontrar el medio idóneo y el procedimiento adecuado para que, el INE garantice verdaderamente la inclusión de los candidatos independientes en nuestras próximas contiendas electorales, pues de nada sirve si la legislación no puede ser eficazmente aplicada.

Como candidatos independientes, entendemos que esto es un proceso que va paso a paso y que la creación de la aplicación atendió a medidas de eficacia y economía en el tiempo, sin embargo, es de sabios reconocer que a pesar de estas buenas intenciones, la Aplicación Móvil acabará por volver inalcanzables los objetivos de muchos candidatos.

 

Deja un comentario

Top