Estas aquí
Inicio > Artículos > La Reforma Energética 3 años después

La Reforma Energética 3 años después

[dot_recommends]

Lic. Paula María Fernanda Nava González

Todo comenzó con la Reforma Constitucional publicada el 20 de diciembre de 2013, a través de la cual, se modificaron los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, más 21 artículos transitorios. Con ella, se transformaba el paradigma jurídico que envolvía a la industria de la exploración y extracción de hidrocarburos en el país y se fortalecían los esquemas de inversión en las actividades de midstream y downstream gas natural y generación y transmisión de energía eléctrica.

Enfocándonos en la industria de los hidrocarburos, específicamente en las actividades a las que se les suele englobar dentro del sector upstream[1], la Reforma Energética permite al Gobierno Federal (a través de la Secretaría de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos) la posibilidad de otorgar asignaciones a las Empresas Productivas del Estado o celebrar contratos con particulares para que éstas realicen actividades de exploración y extracción del petróleo y demás hidrocarburos que se encuentren en el subsuelo; los cuales, dicho sea de paso, permanecerán en completo y total dominio de la nación y su propiedad mientras se encuentren en el subsuelo, atento al artículo 27 Constitucional.  Sin embargo, en el artículo quinto transitorio se establece que los contratistas podrán reportar las prospectivas de hidrocarburos para efectos contables y financieros, bajo la condicionante de que el petróleo y los demás hidrocarburos que se encuentren en el subsuelo, permanecen en propiedad de la Nación.

Con esto, la apertura económica para las inversiones privadas, tanto nacionales como extranjeras, fue completa y la protección jurídica que el sistema mexicano brindó a estas inversiones después de la reforma permitió que las expectativas mundiales en cuanto a las actividades de E&P se colocaran en nuestro país.

Sin embargo, en diciembre de 2014 y luego de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su reunión semestral decidiera mantener inalterados los niveles de producción del petróleo en sus países miembros, se registró una de las caídas más importantes en los precios internacionales del hidrocarburo.  Asimismo, la especulación que existió por parte de diversos países respecto de los recortes de producción a Arabia Saudita para la estabilización del mercado aunado con la sobreoferta de países como Estados Unidos e Irán, a quienes no pareció afectar el fenómeno inicial de las caídas del precio, fueron elementos determinantes que terminaron por romper la cohesión en la OPEP y causaron la pérdida de la confianza en el mercado internacional y la fluctuación de las inversiones de las petroleras más importantes del mundo.

Como se puede observar en la siguiente imagen, el precio del petróleo en el mes de junio de 2014, época en donde la Secretaría de Energía proyectaba el comienzo de las rondas de licitaciones y asignaciones de los campos productivos en México, era aún estable (USD$108 barril), sin embargo, unos cuantos meses después el desplome fue exponencial, precisamente cuando la Comisión Nacional de Hidrocarburos emitió la Primera Convocatoria de la Ronda Uno para la licitación de bloques en aguas someras[2] en Enero de 2015[3].

oil

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo anterior, vino a cambiar por completo el panorama en México y representó una pérdida en cuanto a las expectativas de inversión en nuestro país.  La competitividad de los campos que se ofertaron en las primeras licitaciones de la Ronda Uno bajó sustancialmente por lo que fueron pocos los licitantes que presentaron propuestas importantes, asimismo, las rondas se vivieron en medio de un ambiente de poca confianza en el mercado y en la industria mundial.  Uno de los aspectos principales que causó inestabilidad durante las primeras licitaciones de la Ronda 1[4] entre los prospectos licitantes, fueron los términos económicos de los modelos de contratos[5], así como los valores mínimos y las variables de adjudicación señalados por la Secretaría de Hacienda y Crédito y Público (SHCP), cabe mencionar que a partir de la segunda convocatoria, la SHCP reveló los valores mínimos de participación del Estado en la utilidad operativa desde la convocatoria, lo que generó mayor confianza y participación en la segunda y tercera licitación.  Otro de los incentivos que se establecieron para incrementar la participación de licitantes fue el incremento anual del cero por ciento sobre el programa mínimo de trabajo por área contractual.

Sin embargo, la necesidad de inversión en tecnologías en los campos que formaron parte de las licitaciones y la complejidad técnica de algunos de ellos[6], hacía menos rentable y atractiva la participación de las empresas internacionales en las licitaciones, aun cuando algunos de éstos tuvieran ya reservas descubiertas[7].  Como consecuencia de lo anterior, las empresas internacionales redujeron su capital disponible para inversión en el país, al ser México un mercado nuevo y no explorado para dichas compañías.

Si bien las circunstancias que rodearon a la primera instrumentación de la Reforma Energética en nuestro país no han sido las idóneas, es importante que recordemos que el esfuerzo jurídico que se realizó y los esquemas legales y comerciales que se prevén son completamente funcionales y equiparables a los de otros países con amplia trayectoria en la industria.

Hasta ahora la Secretaría de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos[8], si bien no han explotado su máximo potencial, han desempeñado un gran papel al frente de la administración y de la dirección de la política petrolera del país.  Y México está preparado con un marco jurídico competitivo para fortalecer la inversión petrolera.

Petróleos Mexicanos continúa como una Empresa Productiva del Estado, siendo su principal actividad la exploración y explotación de los hidrocarburos, mediante asignaciones o mediante asociaciones con los particulares, siguiendo siempre los lineamientos económicos y jurídicos marcados por su consejo de administración.

Estamos preparados como país para avanzar en esta industria.  En cuanto las fluctuaciones del mercado internacional se estabilicen y los precios del crudo comiencen a repuntar, México se volverá uno de los mercados más fuertes y mejor consolidados de América Latina.  Debemos continuar con un avance estable que permita a la industria tener un crecimiento gradual y que este crecimiento crezca de manera paralela con la experiencia de los órganos reguladores, de las autoridades competentes y de los propios agentes del mercado, sean nacionales o extranjeros.

Recientemente, se celebró la cumbre del G20 en Ganzhou, China, en la cual, los mayores productores de hidrocarburos del mundo, China y Rusia, en conjunto con los demás países miembros, acordaron poner un freno a la volatilidad del mercado y realizar acciones conjuntas para estabilizar los precios del crudo.  Esperemos que lo anterior, marque el inicio del repunte de los precios de los hidrocarburos a nivel mundial y, en México, la continuación de una Reforma que se había creído fallida.

[1]  Al upstream también se lo conoce como sector de exploración y producción (E&P)

[2] Presentada el 11 de diciembre de 2014. http://www.dof.gob.mx/index.php?year=2014&month=12&day=11

[3] Fuente: http://www.indexmundi.com/commodities/?commodity=crude-oil&currency=mxn

[4] 14 contratos en aguas someras en las costas de los Estados de Campeche, Tabasco y Veracruz con un área total de 4,222 km2

[5] Producción compartida

[6] Al tratarse de yacimientos que requerirían tecnologías de recuperación y de separación del gas

[7] Lo anterior dado que si bien se tenía ya conocimiento de las reservas en barriles que existían en dichos campos, la inversión mínima de desarrollo de infraestructura requerida para generar productividad en los mismos rebasó los niveles esperados de utilidad debido a la baja en los precios.

[8] En su carácter de órgano regulador y supervisor de las actividades de exploración y extracción

Deja un comentario

Top